noticia
José M. Liébana

Algo se mueve

10/02/2017 04:22 |0

Es de esperar que los próximos presupuestos sean menos austeros y que la obligada política nacional de pactos deje algo para Jaén

Dice mi vecino de recuadro que el Ayuntamiento de Jaén está de perfil. No le falta la razón. Pero yo observo, o quiero ver, algo de movimiento en las últimas semanas, y más que de perfil creo que está de 'laíllo', más allá del dontancredismo de estos tiempos. Ayer también, sin ir más lejos, el alcalde se comprometió de forma personal con Aprompsi para resolver, en diez días, el servicio de recogida selectiva de papel y cartón, otro asunto envenenado heredado. O la peatonalización del centro, peliagudo pero necesaria, aunque tal vez lo más lógico hubiera sido convocar el Consejo Local de Movilidad, que para estas cosas se creó, e informar a todos a la par. O el 'reprís' del nuevo concejal de Deportes, o las obras bien publicitadas del edil de Mantenimiento. O la presencia del edil de Hacienda en la FEMP como vocal, de donde puede venir árnica para un Ayuntamiento donde, es verdad, faltan manos para taponar las vías de agua.

Algo se mueve también en la Junta, con la terminación por fin del Museo Íbero, el equipamiento del centro de salud del Bulevar, la inversión en el Conservatorio o, al otro lado del río Guadalbullón, la licitación por ejemplo de la variante de Quesada, aunque sin olvidar la abultada cartera de proyectos prometidos y no empezados.

Menos se mueve el Estado en Jaén y provincia, con la Línea de Alta Velocidad a Madrid en vía muerta o la autovía A-32 en coitus interruptus. Es de esperar que los próximos presupuestos sean menos austeros y que la obligada política nacional de pactos deje algo para Jaén, sin olvidar la influencia que pueda tener nuestro secretario de Estado de Hacienda, muy activo estos días con la financiación autonómica y local, sentado a la izquierda (sólo geográfica) del ministro de los dineros, Montoro.

Algo se mueve también en colectivos sociales y culturales. Y en defensa de la enseñanza pública, por fin, después de años denostada, marginada y acomplejada, no en los discursos de cara a la galería pero sí en la práctica. Los centros privados concertados reclaman el derecho de los padres a elegir el centro. Pues que sea una elección de verdad, una elección en igualdad. Porque más allá de la teoría hay una realidad de desigualdad, de intento de escuela a dos velocidades, de brecha socioeconómica, no de creencias, intensificada en los últimos años.

En definitiva, algo se mueve. Algo. 'Eppur si muove', que dijo Galileo por bajini tras abjurar de su teoría heliocéntrica para librarse de la Santa Inquisición, mientras daba una patada en el suelo. 'Y sin embargo se mueve'. Vaya que se movía.

TEMAS

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©IDEAL

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x